México

México. Primer Encuentro de Cooperativas de Vivienda


Por Brenda Urzula Raviela Alcantara, de Cooperativa Guendaliza'a

 

La utopía está en el horizonte.
Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos
y el horizonte se corre diez pasos más allá.
¿Entonces para que sirve la utopía?
Para eso, sirve para caminar.

 

(Eduardo Galeano)

 

En México, uno de los grandes problemas dentro de las ciudades, son las malas políticas públicas en tema de vivienda, cuyo principal objetivo –actualmente– no es garantizar un derecho fundamental al habitante sino facilitar la mercantilización de la vivienda. Ante la falta de propuestas sociales y reales, muchas organizaciones de la sociedad civil han buscado una alternativa: las cooperativas de vivienda. Esta propuesta ha sido eficaz, no sólo para la obtención de un lugar donde vivir sino también para concebir una nueva forma de habitar.

A pesar de ser una gran propuesta, las cooperativas de vivienda no se han podido impulsar plenamente por la falta de accesibilidad legislativa y la poca articulación entre este tipo de experiencias, a pesar de que ya existen antecedentes en el campo práctico como en el legal. Justamente, esta falta de conjugación de experiencias ha sido un factor que no ha permitido generar orientación desde la perspectiva social, organizativa, económica, legal e incluso política; dejando un vacío teórico importantepara la creación de cooperativas de vivienda.

Con el fin de reunir experiencias, el Movimiento Urbano Popular-Convención Nacional Democrática (MUP-CND), convocó a un foro cooperativista el 3 de julio del año en curso. El evento fue diseñado como un Encuentro de Cooperativas de Vivienda en México y trató principalmente los siguientes temas: propiedad social, ayuda mutua y autogestión, asesoría técnica, educación y cultura cooperativa, manejo de fondos económicos, estructura cooperativa y su funcionamiento e iniciativa de ley para cooperativas de vivienda.

Fotografías: Diana Bell

Al comenzar el foro se dio la bienvenida a todas las cooperativas y organizaciones asistentes, y se explicó brevemente el porqué del encuentro. Posteriormente, una compañera de Argentina, llamada Soledad, nos compartió la experiencia que ha tenido en su país y la forma en que se han impulsado y organizado este tipo de proyectos. Comentó que en Argentina se organizan desde manzanas y barrios hasta federaciones; con el fin de crear un movimiento fuerte y sólido. Otra iniciativa que se percibe como muy importante es la creación de escuelas populares para adultos, quepromueven la educación y cultura cooperativa. La sistematización de estas experiencias a través de métodos horizontales como las asambleas, impulsa una democracia participativa y directa en la toma de decisiones. Dentro de la participación de la compañera Soledad, se abrió una ronda de participación para los asistentes, donde se le pregunto cómo subsanan económicamente esas escuelas, a lo que ella contestó: “Cada uno de los maestros tiene un trabajo aparte y contribuyen lo que puedan”.

Posteriormente, se introdujeron las cooperativas asistentes, por medio de algún representante, quien mencionó porqué estaban ahí y compartió un poco de cómo nació su cooperativa u organización. Al terminar, se dio un pequeño receso de diez minutos para que las mesas de trabajo pudieran conformarse y así los participantes pudieran elegir a cuál ir, así como tomarse un café o comer algo mientras llegaba la hora de comida. Se conformaron cuatro mesas, con cuatro preguntas generadoras cada una:

  1. Propiedad social, ayuda mutua y autogestión

¿Por qué preferimos la propiedad privada?

¿Cuáles son los retos que enfrenta la propiedad colectiva?

¿Cómo hemos aplicado la ayuda mutua en nuestra organización?

¿Cuáles han sido nuestras experiencias sobre la autogestión?

  1. Asesoría técnica, educación y cultura cooperativa

¿Con qué asesoría integral hemos contado en nuestras organizaciones?

¿Cómo mejorar la asesoría integral entre la academia, las organizaciones civiles y organizaciones sociales?

¿Qué nos ha funcionado y qué no en el desarrollo de la educación y cultura cooperativa en nuestras organizaciones?

¿Qué principios cooperativos son mas acordes a las cooperativas de vivienda?

  1. Manejo de fondos económicos, estructura cooperativa y su funcionamiento

¿Cuales son los fondos que necesitamos tener en una cooperativa de vivienda? ¿Son suficientes los que marca la ley?

¿Qué dificultades hemos tenido en el manejo de fondos?

¿La estructura legal actual de las cooperativas nos ha funcionado en nuestras cooperativas de vivienda?

¿Qué propuestas tenemos para mejorar el funcionamiento de la estructura y la toma de decisiones de cooperativas de vivienda?

  1. Iniciativa de ley para cooperativas de vivienda

¿Consideras que es necesaria une legislación para las cooperativas de vivienda?

¿Qué proponemos?

Durante una hora, los participantes trabajaron los temas en cada mesa en participaciones de entre dos y cinco minutos, de manera que se escuchara y se permitiera participar a todos. Con las preguntas generadoras se intentó darle un poco de dirección a las mesas y poder exprimir cada una de las experiencias en referencia al tema, además, en cada mesa se designó un moderador y un relator. Fue muy importante para este encuentro visualizar los éxitos y dificultades que se hanencontrado en cada una de las experiencias y hallar los común denominadores entre ellas.

En el tema de propiedad social, ayuda mutua y autogestión, la mayoría estuvo de acuerdo en que la propiedad social, más allá de sólo compartir un terreno, va generando un nuevo tejido social que a largo plazo va uniendo a las familias. Como quedó asentado en la relatoría:

“Se prefiere la propiedad colectiva, porque se crean lazos familiares y sociales más estrechos y sólidos (…) la unión hace la fuerza”

Las relaciones se logran a partir de la ayuda mutua, cuestión que a veces es muy difícil de lograr. Cuando los compañeros no se encuentran del todo convencidos del proyecto es más difícil un cambio social. También se mencionó que la interrelación entre estos tres factores –propiedad social, ayuda mutua y autogestión– es esencial para lograr un proyecto cooperativista. Se concluyó que es muy importante la ayuda mutua dentro de la autogestión y para la continuidad de la propiedad social, ya que importa la participación de todos en el logro de un objetivo común, en este caso la cooperativa de vivienda.

En la mesa dos, sobre asesoría técnica, educación y cultura cooperativa, se mencionó la necesidad de estos aspectos dentro de la creación de cooperativas de vivienda y cómo se reflejan. Es de suma importancia que desde que un proyecto comience se provea de educación y cultura cooperativista a sus integrantes, pues de esta manera se apropian de su proyecto y entienden el porqué y cómo dirigir su colectividad, pues cuando no la hay es difícil consolidar un cambio en su entorno y los proyectos se convierten en un proyecto más de vivienda. El compañero José Luna, participante proveniente de Puebla mencionó que:

“Cuando no hay buena organización, la gente al recibir la vivienda se aparta y ya no quiere participar en la sociedad cooperativa...”

Si no se impulsa la educación de los integrantes desde el principio del proyecto, las consecuencias pueden ser lamentables y por ello es importante ir enseñando cultura cooperativa a los niños y jóvenes que serán los herederos de las cooperativas.

También se trabajó en una mesa el manejo de fondos económicos, la estructura cooperativa y su funcionamiento. Estos temas se valoraron como muy importantes debido a que las formas administrativa y organizativa establecidas dentro de la ley a veces no son adecuados para la formación de cooperativas de vivienda puesto que, a diferencia de otras cooperativas, como las de producción y consumo, una cooperativa de vivienda no busca un fin lucrativo.

En la última mesa, se trabajó el tema de iniciativa de ley para cooperativas de vivienda. En ella, compañeros de Palo Alto, Unión de Solicitantes y Colonos por la Vivienda (USCOVI), la Unión de Cooperativas en Durango, así como Persona y Vida Nueva nos compartieron sus experiencias en relación a la legalidad. Lo primero que resalta al escuchar las experiencias compartidas es que dentro de la ley –a pesar de que exista en la Ley Federal de Vivienda un capítulo que tratasobre cooperativas de vivienda–, existe un vacío legal inmenso que no les permite tener personalidad legal; la gran mayoría son sólo de hecho y se les limita ante instituciones gubernamentales como el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), de modo que esto no permite tener herramientas contra el Estado, lo cualrestringe la lucha cooperativista. Estas malas legislaciones, además,provocan conflictos internos dentro de las cooperativas. El compañero José Escobar, participante por parte de la Unión Cooperativa en Durango, mencionó que:

“Es necesario construir leyes que permitan a los movimientos generar instituciones de acuerdo a la filosofía cooperativista, leyes que rijan en lo interior como lo exterior”

La compañera Guadalupe, participante del encuentro por parte de Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), mencionó que también es necesario crear músculo político cooperativista y no sólo una ley que rija a las sociedades cooperativas de vivienda.

Al terminar las mesas de trabajo se procedió a un intercambio de ideas entre las mesas, donde cada relator y moderador iba explicando a los integrantes de las otras mesas lo que habían discutido dentro de ellas y las resoluciones a las que se habían llegado, de modo que todos supiéramos de forma más completa lo que se había discutido en los otros grupos.

Se procedió a una media hora de comida; donde muchos compañeros pudieron conocerse, platicar y compartir ideas mientras disfrutabande atún y unos deliciosos chilaquiles.

Después, todos regresaron al salón para realizar la plenaria y escuchar las conclusiones a las cuales las mesas habían llegado, así como las propuestas de tres comisiones: comisión de formación cooperativa, comisión de Incitativa de ley de Cooperativa de Vivienda y comisión política. Varios compañeros alzaron la mano para integrarse a ellas y ponerse de acuerdo de donde y a qué hora sería su primera junta de trabajo. También se acordó que el siguiente encuentro se realizará en la Cooperativa Palo Alto.

En la clausura, se dieron las gracias a los compañeros Otomies por habernos brindado un lugar donde realizar el Primer Encuentro de Cooperativas de Vivienda en México; ellos nos compartieron su experiencia y dificultades para poder lograr su proyecto de vivienda yrealizaron un recorrido de los departamentos mientras compartían anécdotas sobre la realización de los mismos, mencionaron que:

“La mayoría de los proyectos de vivienda que el INVI subsidia con sus créditos siempre se quedan en obra negra, y la verdad fueron varios años de lucha para poder realizar estas viviendas con todos los acabados y por fin terminarlas”

El Encuentro de Cooperativas de Vivienda fue un gran paso para poder conjugar y comenzar a concretar muchas necesidades de las cuales aún no nos percatamos dentro de la lucha que cada quien hace en cada organización, permitió conocernos entre actores de esta lucha y compartir cómo cada grupo ha tratado de resolver dificultades similares. De igual forma, se pudo compartir los elementos más importantes dentro de una cooperativa de vivienda y saber un poco más a fondo como resolverlos de manera colectiva. De igual manera, analizamos la magnitud del movimiento que ya existe. Esto nos ha ayudado a detectar los común denominadores en cada caso y cuáles han sido los errores más frecuentesen la creación de las cooperativas. Las comisiones de trabajo generadasson un aporte muy importante para estrechar el enlace entre todos y saber que pasa con los otros.

Es cierto que tal vez se necesite una ley para tener una personalidad legal pero no es una ley la que nos hace una cooperativa sino la colectividad y la ayuda mutua.





HIC-AL. - Huatusco No. 39 - Col. Roma Sur - 06760 México D.F. info@hic-al.org