Ecuador

Ecuador. Declaración de las organizaciones sociales
en el Encuentro de Comités Populares, Quito 2016



Los movimientos urbanos, campesinos, indígenas, feministas organizados y reunidos en la ciudad de Quito en el marco del Foro de la Resistencia a Hábitat III, en el Encuentro Latinoamericano de Comités Populares:

Declaramos nuestro repudio a los procesos golpistas y autoritarios que recorren América Latina, particularmente los recientes golpes ocultos bajo las formas institucionales que se dieron en Brasil, Paraguay, Honduras, entre otros.

Somos conscientes que en Latinoamérica en los últimos años se avanzó en términos de conquista y reconocimiento de derechos. Hoy nos encontramos en un proceso de retroceso de las conquistas logradas en algunos países como: Brasil, Argentina y Paraguay.

En virtud de ello, denunciamos el golpe Institucional acaecido en Brasil en contra de la Presidenta Dilma Rouseff, imponiendo la restauración de fuerzas conservadoras a lo largo de todo el continente, poniendo en peligro las democracias “progresistas”. Las fuerzas neo conservadoras representadas en un congreso rendido a sus intereses, apoyado por los grandes medios de comunicación y por un poder judicial cobarde y cómplice, se ha implementado la destitución de la presidenta Dilma como la primera etapa del proceso de restablecimiento autoritario de su agenda neoliberal.

No es solamente una guerra contra el Pueblo de Brasil. Son las fuerzas económicas internacionales que jamás desisten de colonizar la América Latina. Esta situación que vive el pueblo brasilero se asemeja a los procesos similares en otros países de la región.

Nosotros, los integrantes de las organizaciones y movimientos sociales reunidos, exhortamos a la solidaridad con los pueblos que son avasallados en sus decisiones populares. Y frente al avance y ofensiva del capitalismo financiero

DENUNCIAMOS:

  • Procesos regresivos de los derechos humanos y de las políticas públicas en favor de los sectores populares.
  • Criminalización, hostigamiento y persecución de los dirigentes y organización sociales.
  • Dirigentes sociales, perseguidos, presos y en algunas ocasiones asesinados.
  • El modelo de gobernabilidad claramente apoyado por una coalición entre sectores de derecha, sectores económicos concentrados, medios de comunicación funcionales a intereses internacionales.
  • La configuración de un Estado Policial con representación en el parlamento de las fuerzas policiales y neo- conservadoras, que conllevan a la militarización de la política.
  • El ataque permanente de los medios de comunicación hegemónicos a las organizaciones sociales y su agenda.
  • La degradación de las políticas públicas que incluyen a los sectores históricamente postergados, en desmedro de los Derechos Humanos.
  • El vaciamiento y reducción del presupuesto público con una reorientación hacia procesos de privatización.
  • Los discursos de los actuales gobiernos neoliberales (México, Argentina, Brasil, Paraguay, Honduras) mienten argumentando la continuidad de las políticas sociales, mientras que en sus prácticas arbitrarias apuntan a su desmantelamiento.
  • La privatización del espacio público.
  • El sostenimiento y avance del modelo de desarrollo extractivista que privatiza el territorio y sus bienes comunes en manos de capitales trasnacionales con consecuencias irreparables sobre el ambiente y la Pachamama.
  • La falta de perspectiva de género y LGBT en las políticas de territorio y hábitat.
  • La estigmatización y marginalización de las familias en situación de calle.
  • El Desmantelamiento y la mercantilización de las políticas del hábitat tanto urbano como rural.
  • La exclusión de actores fundamentales en las agendas públicas de todos países como lo son el campesinado, los pueblos originarios, las mujeres y los trabajadores.
  • El modelo de desarrollo enfocado en la ciudad como un territorio de negocios y la vivienda como una mercancía.
  • La ausencia de mecanismos democráticos de participación para la formulación e implementación y monitoreo de las políticas públicas.
  • La apropiación y tergiversación de los conceptos surgidos al calor de las luchas populares, que son vaciados de contenidos y manipulados en sus sentidos.

Reafirmamos:

El reconocimiento y cumplimiento del Hábitat como un Derecho Humano.

Los procesos de resistencia, lucha y unidad contra los procesos golpistas imperialistas que recorren América Latina.

Los procesos de formación política e intercambio, articulación entre las organizaciones para fortalecer nuestra integración a nivel regional.

La función social de la tierra y de la vivienda.

El Derecho a la Ciudad como una obligación de los Estados y no como un beneficio.

Los procesos de Producción del Hábitat como procesos de construcción social y política del territorio.

La construcción democrática de la política urbana.

La movilización popular como fundamental para hacer frente a las desigualdades que impone el modelo capitalista.

“Por un hábitat digno, inclusivo y sustentable para todos y todas”.

“Por la unión de los pueblos latinoamericanos en resistencia”.

Quito, Ecuador, 19 de octubre de 2016.





HIC-AL. - Huatusco No. 39 - Col. Roma Sur - 06760 México D.F. info@hic-al.org